3 de febrero de 2017

El binomio venezolano invade la Serie del Caribe

José Navas y Jonathan Parra son la representación criolla en la Serie del Caribe.

José Navas y Jonathan Parra



Trabajar duro es la característica más resaltante que tienen en común los umpires venezolanos José Navas y Jonathan Parra, los mismos que hoy representan dignamente a su país en la Serie del Caribe que se realiza en Culiacán, México.

El primero viene de ser galardonado con el reconocimiento “Gualberto Acosta” que lo identifica como el “Umpire del Año” dentro de la Liga Venezolana de Beisbol Profesional, y el segundo, fue uno de los árbitros de mayor consistencia durante toda la temporada del mismo circuito.

Si bien es cierto que el ascenso de ambos como umpires es cada vez más notorio, igualmente es innegable que sus historias son totalmente opuestas, ya que Navas es un hombre más extrovertido, diferente a la naturaleza de Parra que suele ser mas reservado. Aún así esto no ha sido un obstáculo para mantener una fraternidad que cada día crece a la par de sus evoluciones.

Navas es oriundo de Vargas pero desde hace un tiempo está radicado en Barquisimeto, mientras que Parra es nativo de Valencia. A ambos también los une el hecho de haber trabajado juntos el año pasado en el sistema de Ligas Menores, específicamente en la Liga del Estado de la Florida, categoría Clase A Avanzada (Fuerte).

“Es un gran amigo, una gran persona y un gran compañero, él siempre está presto a dar lo mejor en cualquier circunstancia, por eso es que siempre le va bien”, dijo el varguense sobre su compañero. Por su parte, Parra asevera que Navas es un muy servicial y que si existe una persona con la cual siempre quiera trabajar dentro del terreno, ese sería su compinche.

Navas se graduó en la promoción de 2012 en uno de los campamentos de Venezuelan Umpire Camp, ahora ambos pertenecen al cuerpo de instructores de dicha academia y gran parte de las nuevas generaciones, ya ven en ellos un ejemplo a seguir.


ÁVIDO DE TRABAJO

José Navas acude a su primer clásico del Caribe, razón que lo motiva seguir trabajando duro como está acostumbrado. “La emoción de estar aquí es indescriptible y el orgullo de representar a mi país como árbitro mucho más”, espetó horas antes de saltar al terreno de juego para impartir justicia desde la segunda almohadilla en el juego inaugural entre Águilas de Mexicali y Criollos de Caguas.

Este espigado umpire no se conforma con nada y parte de su prematuro éxito se lo atribuye a esa razón de nunca rendirse. “Por ahora no ha habido un momento en el que el trabajo se haya puesto cuesta arriba, porque siempre estoy enfocado en trabajar  duro todos los días y tomo en cuenta mis errores como aprendizajes, más que como fracasos”.


UN PEQUEÑO DIFERENCIAL

Aunque tanto para Navas, como para Parra, el trabajo de una Serie del Caribe es el mismo que en cualquier otro lado, no pasa por debajo de la mesa el hecho de la experiencia y ritmo de juego que existe en una justa deportiva de dicha magnitud.

“En las Ligas Menores los peloteros y obviamente uno está desarrollándose, aquí desde la fanaticada hasta el nivel de juego de los equipos son diferentes, tomando en cuenta la cantidad de grandesligas y veteranos que participan y que lo hacen más exigente”, soltó Jonathan. “Pero al final todos los juegos tienen el mismo carácter de responsabilidad y respeto”, concluyó José.

Aunque ambos están en representación de la liga y por ende, de sus compañeros; también son conscientes de que el trabajo de uno es el reflejo del compromiso y la labor de todos. “No sé cuáles son los criterios de elección para uno llegar hasta aquí, pero es un trabajo grupal que no lo hizo sólo Jonathan Parra”, dijo el valenciano.

“Somos dos los elegidos por razones de logística y decisiones de cada liga, pero la satisfacción y el orgullo es el mismo tanto para nosotros, como para el resto del grupo (de umpires venezolanos)”, concluyó Navas.

Este binomio conformado por estos dos jueces aún le queda muchas metas por lograr, los sacrificios de abandonar por un largo período a sus seres más queridos, son únicamente recompensados con el éxito que han recogido en esta breve etapa.

Hoy están en la Serie del Caribe ¿Mañana dónde? El límite depende única y exclusivamente de ellos, y es tácito que en el camino habrán obstáculos, pero si ambos siguen trabajando de la manera que lo vienen forjando y apoyados como lo han hecho hasta ahora, probablemente más temprano que tarde volveremos a festejar otra graduación de un venezolano en la gran carpa.


Texto: Juan Carlos Villamizar

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

INICIO
ORGANIZACIÓN
EL SISTEMA
ANTECEDENTES
METAS
TIENDA
CONTACTO
Venezuelan Umpire Camp, c.a. J-31198220-5 | Derechos reservados 2014 - 2016